¿Vale la pena comprar una bicicleta de fibra de carbono? - Bike T3CH

728x90 AdSpace

Trending
Con tecnología de Blogger.

¿Vale la pena comprar una bicicleta de fibra de carbono?

A día de hoy existen dos materiales que se utilizan, como norma general, en la fabricación de bicicletas, uno es el aluminio y otro es la fibra de carbono que, aunque todavía hay mucha gente que lo vea como algo inalcanzable, ya es muy común ver cuadros de este material y los precios no son tan diferentes como mucha gente cree.

Hay que recordar que también existen bicicletas de acero y titanio pero cada vez es más raro verlas y la mayoría de las marcas ya no fabrican con este tipo de material, las que lo hacen lo emplean en disciplinas bastante específicas y no en los cuadros normales de carretera o MTB que es donde se centra la mayor parte del mercado.

Muchas personas me han pedido consejo sobre qué material elegir a la hora de comprar una bicicleta y, como la mayoría de las cosas, la respuesta mía es siempre la misma, depende. ¿Qué quieres y qué uso de le vas a dar? Si eres de las personas que compra la bicicleta para usarla de vez en cuando y gastar lo mínimo en ella te recomiendo que ni te lo pienses. Sería una inversión absurda aunque si te sobra el dinero y ese día que sales quieres fardar puedes hacerlo pero no te servirá de nada.

Es por todas estas cosas por las que me gustaría hablar claramente de esto y remarcar las ventajas y desventajas de comprar una bicicleta de carbono. No es que sean mejores o peores sino que se debe evaluar bien su uso.




Ventajas de la fibra de carbono



Rigidez
Aunque pueda parecer lo contrario, los cuadros de carbono que aplican fibras rectas (las cruzadas tienen alguna menos) son mucho más rígidos que los cuadros de aluminio. En carretera esto se nota muchísimo y la forma de transmitir nuestra fuerza al pedal es mucho más satisfactoria aunque, llegado un punto en el que se pueda deformar, la vuelta a la posición original es mucho más violenta que en el caso del aluminio.

Ahora bien, esto es como el cristal, es más duro pero más frágil que un cuadro de aluminio. Ante un golpe el carbono se puede romper y, aunque se puede reparar, ya nunca volverá a ser el mismo a menos que se trate de un golpe sin importancia o localizado. Puede comprometer nuestra seguridad o, en el peor de los casos, tener que ser sustituido.

Absorción de impactos y vibraciones
Para mi este es uno de los puntos más importantes a la hora de escoger un cuadro o incluso piezas de carbono. Los diseños en este material son mucho más elásticos y absorben mucho mejor las vibraciones que otros materiales como el aluminio que transmiten todas las imperfecciones a nuestro cuerpo.

Es por ello que esa rigidez que aporta el carbono se ve recompensada con ese gran poder de absorción que nos hace sentir como si estuviéramos en una alfombra en determinadas situaciones, sobre todo en MTB. Hay que decir que en carretera andan parejas porque, al llevar una presión de 8 bares en las ruedas, se transmite toda la vibración al cuadro y el carbono por lo general almacena más aunque esto depende mucho del tipo de carbono (no todos son iguales).

Estética
Se que los diseños en aluminio han mejorado, técnicas como el hidroconformado han mejorado muchísimo los diseños y las soldaduras pulidas de algunas marcas como Cannondale son realmente buenas y no empeoran mucho el diseño.

Ahora bien, donde esté un cuadro de carbono que se quite lo demás, las formas que permite este diseño al ser elaboradas en un molde son infinitamente superiores. Algunas marcas de prestigio hacen verdaderas obras de arte con el carbono y he visto algún diseño de Pinarello realmente alucinante.

Personalización
Aunque hemos hablado muy poco del acero, en bicicletas de Enduro se utiliza bastante, hay que tener en cuenta que el acero es mucho más dulce que el aluminio y absorbe mejor lo impactos, haciendo que tú conducción sea más dulce. Por lo general el acero se suele utilizar en las bicicletas de descenso aunque a día de hoy el carbono se ha extendido tanto que muchos creen que se debe usar en todas las modalidades.

El aluminio transmite todas las vibraciones a la perfección y, sin embargo, el carbono permite disponer las fibras de forma que sea rígida en algunas partes, fuerte en otras, etc. Es por ello que se puede aumentar al máximo la rigidez en los puntos de máximo esfuerzo y reducir su peso en los sitios donde solo se requiere continuidad para poder ajustar al máximo el peso.

Peso
Por lo general los cuadros de carbono son menos pesados que los de aluminio pero esto no es muy importante. Un buen montaje se aprecia por los componentes y al final lo que más importa, para obtener unas buenas cifras en las báscula, son los componentes y el cuadro puede subir poco más de 500 gramos en MTB e incluso menos en carretera. Hay que tener en cuenta que hablamos de cuadros actuales, he visto algunas Look de hace unos años de carbono que pesaban mucho más que hoy un cuadro de aluminio corriente.

Es lo menos importante aunque la gente crea que se compra una bicicleta de carbono solo por el peso, esto no es para nada correcto. Al final el ciclista se hace con las piernas y esos gramos de menos no te van a dar ninguna victoria sin que tú respondas por él. Os voy a dar un ejemplo, la mayoría de los ciclistas de mi Peña tienen una bicicleta de carbono y la mía de aluminio es la más ligera de todas si no contamos a los que se han gastado más de 4000 euros en su montura (por tener un Shimano Deore XT completo y una horquilla ligera, sin contar que llevo una talla XL). Si hablamos de gama alta apenas hay diferencias, con un cuadro de aluminio puedes llegar a bajar el peso mínimo para competir en carretera.

Desventajas y razones por las cuales no deberías darle mucha importancia
Precio

Por lo general las bicicletas de carbono nos las pintan más bonitas, eso es verdad pero sus montajes suelen ser peores y sus precios más elevados. Hay muy buenas ofertas en este aspecto pero cuando hablamos de montaña el carbono nos lo van a cobrar a precio de oro.

Si quieres algo de carbono vete a lo bueno si puedes y, sino, compra algo que venga bien montado en aluminio. En el caso de MTB no recomiendo algo más bajo de SLX (incluso en las bielas) si vamos a rodar constantemente y para carretera un Ultegra debería de ser suficiente.

Durabilidad y mantenimiento

En general el carbono siempre va a durar menos y las fibras se pueden debilitar con el paso del tiempo (normalmente esto se nota). Si le vas a dar un mal uso y no la vas a mimar demasiado lo mejor es que no te compres una bicicleta de este tipo que, aunque sea mucho más resistente a la corrosión, el cuadro es más frágil. Es recomendable mimarla un poco y darle grasa de vez en cuando en determinadas partes (aunque esto se le debe de hacer a todas las bicis).

Ten en cuenta también que el carbono por lo general hace más ruido que otros materiales y no es nada raro que te pegue de vez en cuando un buen crujido. Cuando le pegues un golpe el carbono puede romper y un pequeño impacto puede desatar una auténtica pesadilla.

Garantía limitada

Las marcas buenas suelen dar garantía de por vida en los cuadros de aluminio pero el carbono no tiene más de 5 años en algunos casos y en otros nos aseguran que tendremos bicicleta entera durante 2 años.

Aunque hay quien no aprueba estas garantías, son válidas y funcionan bien, cuando algo tiene menos garantía es por algo y ahí tenemos la idea más normal. Una bicicleta de carbono debe irse renovando porque, aunque a simple vista pueda estar bien, nunca sabemos cómo de gastadas están sus fibras.

También hay que recordar que esto varía mucho de unas marcas a otras y no es lo mismo un carbono bueno (de una marca de renombre) que alguna marca que fabrica sus cuadros con una materia prima de mucha menos calidad. Ahora bien, aquí entra el debate de los famosos Chinarellos y me gustaría comentar que tengo alguna experiencia con un cuadro de este tipo y, salvo la pintura que se oscureció y la pintaron de nuevo gratis, no he tenido ningún problema. La sensación era la misma que una bicicleta de marca y a un precio muy diferente sin cambios con respecto al producto original.

En referencia al aluminio a día de hoy existen cuadros de aluminio ultra-ligth que tienen pesos incluso menores que el carbono y me inspiran poca confianza, en partes quizás haya un espesor semejante al de una lata de refresco con todo lo que esto supone. Las bicicletas más ligeras incluso están limitadas por peso y personas de más de 80 Kg no deberían de optar por estas opciones. Yo tengo una G5, peso algo más y sin problema alguno con el paso del tiempo, le he dado bastante caña.

A modo de recomendación personal lo tengo bastante claro, carbono en carretera y aluminio en XC o MTB pero no es una regla perfecta, si tienes alguna duda en particular no tienes más que utilizar los comentarios y te responderé encantado. Hagas lo que hagas recuerda cumplir las reglas de un buen ciclista, ajustar bien el sillín y pedalear de forma correcta para disfrutar de tu bicicleta al máximo. Creo que me he podido extender demasiado pero me gusta dejarlo todo bien atado.

Vía SportAdictos
¿Vale la pena comprar una bicicleta de fibra de carbono? Reviewed by MX Cycles on 17:17:00 Rating: 5 A día de hoy existen dos materiales que se utilizan, como norma general, en la fabricación de bici...